Foto: Rafa Pacheco

Otra vez tuvo que esperar La Fonteta 15 días para poder vibrar con su equipo, en plena racha negativa y en una nueva jornada de Euroliga y no ante un rival cualquiera. Llegaba el Olympiakos con la baja de Spanoulis.

Quintetos:

Valencia Basket: Sam Van Rossom-Erick Green- Fernando San Emeterio – Aaron Dooornekamp- Tibor Pleiss.

Olimpiakos: Brian Roberts-Kostas Papanikolau-Hollis Thompson-Nikola Milutinov-Georgios Printzesis.

El partido empezó con dominio absoluto de Olympiakos, con una jugada llena de fintas por parte de Georgios Printezis. Presionado a la hora de subir el balón, cediendo solo un mate de Tibor Pleiss en defensa y contragolpeando, un triple de Jamel McClean además de un alley-oop a Milutinov .

Txus pidió tiempo muerto y el equipo pareció reaccionar con una bandeja de Van Rossom, pero en defensa seguían teniendo mucho margen de mejora. Erick Green seguía buscando forzar faltas y, a parte de anotar solo una canasta de tres intentos, forzó una antideportiva y anotó los dos libres.

Empezaba a carburar también el equipo en defensa, sin dejar anotar, forzando airballs, malas selecciones de tiro y, en la presión, Van Rossom, a parte de asistir y anotar un triple, forzó los 8 segundos en cancha propia.

Pero los de El Pireo no se iban a quedar quietos, a pesar de los tapones de Tibor Pleiss, seguían dominando. Un tapón un tanto extraño de Printezis, un palmeo de Milutinov y un tiro de media distancia ponía tierra de por medio. Entró Tryggvi Hlinason que culminó un alley-oop increíble a pase de Guillem Vives, demostrando que ante la baja de Dubi puede dar minutos de calidad. 13-20 acabó el cuarto a causa de un triple del letón Janis Strelnieks. El combinado griego estaba intratable.

El segundo cuarto empezó con un triple de  Vives para recortar distancias y una buena defensa del catalán a pesar del roto del escolta letón de Olympiakos provocó que su tiro no tocase ni aro (no falló a la segunda y sin oposición). Rafa Martínez anotaría posteriormente otro triple que ponía un poco más cerca a los locales. El duelo se iba igualando poco a poco a pesar de las faltas en contra de los intereses del conjunto español.

Un mal pase del capitán del equipo valenciano acabo con un 2+1 de Jamel McClean (quién tuvo y pudo el tiro libre, pero lo falló en sendas ocasiones), y la grada se quejaba airadamente cuando veía injusta una decisión, pero le ponía el mismo énfasis cuando iba a su favor.

Las defensas estaban siendo las grandes protagonistas del partido, permitiendo pocos puntos, muy habitual en los partidos del conjunto griego, salvo excepciones, como la jugada en la que anotó McClean una bandeja tras 3 intentos fallidos (algunos movimientos, criticados por el graderío local).

También se quejó la gente cuando Ioannis Papapetrou anotó solo debajo de la canasta pero por la mala defensa de su equipo. 19-29 a falta de 3:53 para el final, el conjunto de Ioannis Sfairopoulos seguía dominando.

Tiempo muerto de Vidorreta, tras la canasta de Papanikolau de tres contestó el conjunto taronja con otro triple, cortesía de Erick Green. Tiempo muerto tras canasta de Valencia Basket. Tras ello ninguno de los dos conjuntos logró anotar hasta que lo hizo Papanikolau de nuevo desde el triple y Erick Green con un 2+1 de escándalo, de los suyos, con un rectificado sublime.

También anotaría más tarde el norteamericano con un tiro de media distancia que ponía a cinco al conjunto local, que necesitaba la victoria como los embalses españoles necesitan agua. Ello provocó un tiempo muerto visitante a falta de 17 segundos pero nadie logró anotar y se llegó al descanso con un 30-35. Mucha tela por cortar.

Se reanudaba el partido con el tercer cuarto que empezaba con un buen mate de Nikola Milutinov, seguido de una “corbata” de Thomas y un fallo del propio pívot serbio del conjunto griego. Pleiss protagonizaría un mate como “tráiler” digno de guardar en videotecas, marca de la casa por el pívot alemán. Olympiakos seguía dominando, forzando faltas, anotando libres y el Valencia solo podía seguir anotando por mediación de una bandeja de Vives.

El conjunto griego estaba en su salsa: pocos puntos, defensa efectiva y posesiones generalmente largas; la excepción,  una bandeja de Printezis nada más recibir y fintar. Aún así Valencia iba recortando poco a poco el marcador.

La Fonteta volvió a poner el grito en el cielo con una falta en ataque de Green sobre Papanikolau y la segunda en defensa sobre McClean. Aún así el Valencia aguantaba y el marcador reflejaba el 38-43 en el marcador. Un fallo en boca de red por parte de Pleiss y una decesión arbitral donde el balón favoreció a Olympiakos, cuando había sido Printezis el que la había tocado, volvieron a enfurecer a la grada, pitando a la sazón tiempo muerto por parte del conjunto griego para jugar bien el ataque. De nada sirvió pues perdieron el balón por línea de fondo.

Pleiss por su parte anotaba el punto cuarenta del equipo valenciano y dejar así la distancia a tres puntos. De nada serviría porque cuatro puntos seguidos (dos libres y una triangulación que acabó con un gran mate de Papapetrou), volvían a poner siete arriba a los griegos en un punto donde suelen cerrar los partidos, por lo que Vidorreta volvió a pedir tiempo muerto.

San Emeterio anotaría solo uno de los libres y Kostas Papanikolau contestaba con un triple, poniendo el más 11 en el marcador. Green anotaría un tiro de media distancia seguido de un gran tapón del pivot islandés del Valencia sobre Milutinov para frenar el intento de mate. El ex del Barça volvería a encestar por parte del conjunto visitante, seguido de una bandeja del letón Strelnieks.

Doornekamp forzó tres tiros libres de los cuales anotó dos, aunque antes hubo ovación a Tryggvi por la faena hecha y, tras no anotar Olympiakos, el marcador se quedaba 45-54 a falta de un cuarto.

El último cuarto empezó con imprecisiones de todo tipo. Antes de la canasta de media distancia y la bandeja de Erick Green además de una canasta de Brian Roberts, se dio un tiro que no toco ni aro y una falta en ataque.

Papanikolau forzaba tres tiros libres (anotó dos) y Hlinason hacia dobles en su intento de mate antes de que una canasta de Hollis Thompson provocará que Txus Vidorreta pidiera otro tiempo muerto.

En la vuelta al juego anotaba Erick Green una bandeja, contestaba McClean recogiendo un tiro al aire de Thompson. Un intento de mate fallido y un tapón a McClean por parte de Pleiss que tocó pero acabo con posesión local.

Esto iría seguido de una canasta de Doornekamp, otro tapón del alemán, que acabaría con un mate en contraataque de Joan Sastre, el cuál cayó de forma muy aparatosa tras la falta antideportiva de Papanikolau (todo el graderío grito “FUERA, FUERA” al jugador a modo de protesta) y el árbitro pita un tiempo muerto para evaluar al jugador balear.

Tiraría el libre Rafa Martínez (Sastre no volvió) y lo falló. Anotaría Pleiss, otro mate en transición y contestaría de tres Strelnieks. Valencia no estaba acertado y McClean seguía provocando faltas, aunque falló ambos, reboteó el omnipresente Printezis y en esa posesión trabada anotaría Strelnieks una bandeja. 58-68 a 2:23 del final….La gente se iba, veían la séptima y Printzesis lo empeoraba a un minuto del final. Pese a que Erick Green contestó con 5 puntos seguidos, 65-72 fue el final del encuentro.

Estadísticas del partido Euroleague