Una bandeja de Brizuela, a 1,5 segundos del final, dio la victoria a los locales frente a Fuenlabrada en el derbi madrileño. De esta manera, consiguen colocarse en décima posición, con el partida contra UCAM Murcia todavía por disputarse y con un baskeraverage neutro, recuperando sensaciones. Fuenlabrada se queda con un balance de 1-2 tras la conclusión de la tercera jornada. Fue nombrado MVP con 22 puntos de valoración y 25 puntos de anotación. 

Un partido, correspondiente a la tercera jornada que, en resumidas cuentas, se ganó a base de defender, defender y defender. Con el morbo añadido de ver cómo Nogueira jugaba para el rival, era importante que los colegiales mostrasen qué pueden hacer para sacar un partido como este hacia adelante. Sin duda, fue importantísima la defensa y es algo que se vería reflejado en el marcador: tras los primeros diez minutos, el marcador era de 14-6. Un resultado que, como puede comprobarse, daba claras muestras de lo que sería el partido.

El segundo cuarto no cambiaría mucho en su comienzo, con el “fuenla” consiguiendo la primera canasta pero sin recibir ninguna tregua por parte local, tardando en torno a los 4 minutos para alcanzar los 20 puntos. Fue entonces cuando comenzó a apretar aún más el “estu”, pues se iría poco a poco en el marcador hasta alcanzar su máxima del partido: +13 (29-16). No obstante, los visitantes empezarían a mejorar la puntería y poco a poco se fueron acercando en el marcador: 33-25 al finalizar el segundo cuarto.

El paso por los vestuarios mantendría la dinámica que favorecía los intentos de los fuenlabreños para acercarse en el marcador y, así, con el paso del tercer periodo, la renta local se fue diluyendo hasta terminar por perder el control en el marcador (41-43). De esta manera, tocaba seguir remando y poco a poco aparecería el gran protagonista del partido: Darío Brizuela. Sin duda, este chico ha conseguido demostrar lo importante que es recibir confianza por parte del técnico, y conforme el partido se iba convirtiendo en un continuo intercambio de golpes, fue dejándose notar. Así, mantendría a flote el barco, consiguiendo levantar el partido y dejando, gracias a una última canasta del “fuenla” el marcador en 55-53 a falta de los 10 minutos finales.

Con toda la emoción e intensidad que el partido estaba provocando, conforme avanzaba el tiempo, era muy difícil prever cuál sería el resultado final. Máxime cuando ninguno de los equipos terminaba por despegarse en el marcador y las diferencias eran muy reducidas. En este caos, era el Fuenlabrada el que parecía sentirse algo más cómodo. Daba igual qué pasase, porque siempre había respuesta de los visitantes e, incluso, conforme se acercaba el final, llegaron a tener el dominio, con un 74-75 entrando en la recta final del partido y todo por decidirse.

Si la suerte le fue negada a Movistar Estudiantes en el primer encuentro de la liga, ahora era momento de ser resarcido y, de esta manera, conseguirían, primero empatar el partido (tiro libre anotado de Arteaga) y, finalmente, lograr esa canasta victoriosa parando el tiempo en 1,5 y un postrero intento de los visitantes por revertir la situación que no se tradujo en canasta. Victoria para estrenarse y con muchísima emoción.

77 – Movistar Estudiantes (14+19+22+22): Clavell (3), Cook (4), Perl, Jankovic (6) y Caner-Medley (12) -equipo inicial-, Sola, Hakanson (8), Brizuela (25), Vicedo (5), Peña, Suton (1) y Arteaga (13).

75 – Montakit Fuenlabrada (6+19+28+22): Popovic (10), Bellas (6), Llorca (5), Clark (5) y Zanna (8) -equipo inicial-, O’Leary (7), Rupnik (6), Cruz (18), González (2), Nogueira (2) y Eyenga (6).

Árbitros: José A. Martín, Rafael Serrano y Jacobo Rial. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante 6.367 espectadores.