Los pupilos de Pesic derrotaron a un combativo Morabanc Andorra. En un encuentro bastante lento y por qué no decirlo, bastante espeso por parte de ambas escuadras, la emoción estuvo presente hasta el final y fueron pequeños detalles los que voltearon el encuentro para el lado local.

El partido comenzó con muchos fallos en ataque y numerosas pérdidas de balón por parte de ambos conjuntos. A pesar de las pequeñas ventajas para el cuadro local, su ataque no era nada fluido y no conseguían encontrar la manera de anotar con facilidad en el aro rival. Por su parte el conjunto del principado tampoco estaba muy acertado en ataque, pero conseguiría ponerse con ventaja al finalizar el primer cuarto, 13-17, gracias a su dura defensa y a la precipitación de su rival.

En el segundo cuarto la tónica fue de nuevo la de igualdad máxima entre ambas escuadras. Ambos equipos abusaban del lanzamiento exterior, mientras que en los lanzamientos de dos, los porcentajes eran muy pobres. Con pequeña ventaja para el F.C Barcelona, 33-32, los jugadores tomaban el túnel de vestuarios tras una primera parte un tanto aburrida para el espectador.

Tras el descanso todo cambió: los de casa ajustaron su defensa y empezaron a jugar con más fluidez en ataque, haciendo daño con sus hombres altos. La buena dirección de Heurtel y un Ante Tomic que comenzaba a hacerse amo y señor de ambas pinturas, permitieron a los de azul y grana distanciarse en el marcador. Andorra estaba sufriendo una crisis que el conjunto local aprovecho para marcharse por once puntos, que era la máxima del encuentro hasta el momento. (50-39)  Tras un tiempo muerto de Ibon Navarro, los suyos reaccionaron apoyados en la pareja Dylan Ennis y Shawn Whitington, para llegar al final del tercer acto con una desventaja de 5 puntos. (55-50)

Con las espadas en todo lo alto comenzaría un último cuarto de infarto. Un parcial de 0 a 4 de salida para los visitantes, ajustaba aún más el marcador hasta poner el 55-54 a falta de 6:30 para el final del partido. Los de casa llevaban 4 minutos sin anotar, mientras que los hombres entrenados por Navarro, no aprovechaban la situación para voltear el choque. 2 canastas de manera consecutiva del equipo catalán, les permitirían tomar un poco de aire, aunque de nuevo, la fe de su rival les hacía volver a estrechar las diferencias para seguir con muchas opciones en el encuentro.

En las postrimerías del partido, los del país vecino tuvieron numerosas opciones para empatar o ponerse por delante, pero todos sus ataques, acabarían con lanzamientos desde fuera del 6,75 en un intento de cambiar la dinámica del partido por la vía rápida. Tras varios intentos desde la triple, finalmente llegaría el empate a 61 (y la preocupación al público local) tras una canasta de dos puntos de Whitington, a poco menos de 2 minutos para el final del partido. La respuesta catalana, llegó en forma de triple de la mano de un buen Singleton en la tarde de hoy. El encuentro llegaba a sus segundos finales y Shurna volvió a estrechar la desventaja de su equipo tras anotar una canasta y dejar el marcador en 64 a 63, a falta de 63 segundos para el final. Los andorranos lo tenían cerca pero seguían seleccionando mal sus tiros y abusando del lanzamiento exterior. Ante Tomic con un tiro libre, puso el 65 a 63, dejando el último ataque del encuentro para Morabanc.

Una pérdida de balón de Ennis, permitió un cómodo contrataque local que acabo con canasta de Ribas sobre la bocina, y que pondría el definitivo 67 a 63 en el luminoso.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga Endesa y que se disputó en el Palau Blaugrana ante 4543 espectadores. El encuentro fue arbitrado por los señores colegiados García Gonzalez, Oscar Perea y Alfonso Olivares que a pesar de algún error, hicieron un buen arbitraje. No hubo ningún jugador eliminado por faltas.