Mañana comenzará la disputa de la tercera edición de la Copa del Rey en Gran Canaria. Por eso, queremos recordar en este ‘vintage’ como fue la primera copa que tuvo lugar en la capital insular allá por 1990.

La Copa del Rey, que tuvo lugar este año en el Centro Insular de Deportes, inaugurado dos años antes y con capacidad para 5200 espectadores, fue la 54ª edición de la misma. Sin duda, una edición especial, pues era la primera disputada en la capital grancanaria, en este caso sin el equipo anfitrión presente y con la novedad de la inclusión del premio al MVP del torneo.

La Copa del Rey la disputaron los 24 equipos ACB de la presente temporada (1989-90), siendo el CAI Zaragoza el vencedor de la misma, consiguiendo así la segunda Copa del Rey de su historia y su último título hasta el momento. Por aquel entonces, al contrario que ahora, para llegar a la fase final (los partidos de la Copa actual) había que superar varias rondas previas a doble partido. La ronda de dieciseisavos, previa a la fase final fue así:

 

[table id=27 /]

 

De esa manera, los ocho equipos que llegaban a la fase final Las Palmas de Gran Canaria para luchar por el título fueron: por un lado del cuadro, FC Barcelona contra Grupo IFA y RAM Joventut contra DYC Breogán, y por el otro, Real Madrid Otaysa contra Taugrés Baskonia y CAI Zaragoza contra Valvi Girona, entrenado por Alfred Julbe. Estos cuatro partidos, se disputarían el sábado 10 de febrero.

A semifinales, disputadas al día siguiente llegaron el Grupo IFA de Creus y Comas, tras dar la sorpresa ganando al campeón de la edición anterior, y el RAM Joventut, que pasaría a la postre a la final. Por el otro lado del cuadro, Real Madrid Otaysa, que había perdido unos meses antes a Fernando Martín, y CAI Zaragoza. El dominio aragonés de los últimos rebotes y un tapón de Andreu cuando se agotaba el tiempo reglamentario, aseguraron el pase a la final de los maños.

Fuente: Wikipedia

Así, tras un día de descanso, la gran final entre CAI Zaragoza y RAM Joventut tendría lugar el martes 13. Fue la primera en 22 años (desde la temporada 1967/68) a la que no llegaban ni FC Barcelona ni Real Madrid. El hecho de que en ese momento fueran dos de las mejores canteras, unido a que ambos equipos buscaban ganar un título para afianzarse entre los grandes del baloncesto nacional, le dio un carácter inédito y diferente a la final.

El RAM Joventut partía como favorito para llevarse el título. Los argumentos que apoyaban esta afirmación eran que el CAI había perdido por 30 puntos en su visita liguera a Badalona y que la plantilla de los catalanes, con su pareja de bases (Jofresa y Montero), su potente juego interior y su líder Villacampa, era mucho más madura que la zaragozana y, sobre todo, más experimentada en finales (tres finales de Copa, dos de Liga y una de Recopa).

Sin embargo, el gran protagonista de la final fue Mark Davis que realizó una actuación memorable que, a día de hoy, nadie ha conseguido lograr. Aunque si bien es cierto que estuvo bien acompañado por Alexander Belosteny, sobre todo en tareas defensivas (9 rebotes), y por los canteranos del CAI (los hermanos Arcega, Paco Zapata y Joaquín Ruíz Lorente), el escolta de Virginia logró anotar la friolera de 44 puntos (6/9 en triples, 10/17 en tiros de dos y 6/6 en tiros libres), logrando ser el primer MVP de la historia copera.

Mark Davis intentando superar la defensa de Jordi Villacampa. Fuente: zaragozaesacb.wordpress.com

El propio Villacampa admitía al final del encuentro que:

Han estado muy acertados, sobre todo Davis, que nos ha fulminado

Por otra parte, los elogios hacia Davis también provinieron de parte de sus propios compañeros. En este caso, Fernando Arcega alababa así su labor:

El nuestro ha sido el triunfo del corazón y la fe. Aparte, Mark ha estado sensacional, hemos funcionado en defensa y hemos paliado nuestra poca efectividad ofensiva

 Así, con estos registros Mark Davis conseguía igualar lo hecho por su compatriota Leon Wood (actualmente árbitro de la NBA) un año antes y establecer el récord de anotación en una final copera.

Otro nombre que hay que destacar junto al de Mark Davis es el del entrenador maño, Jesús Carrera que venía de hacerse cargo del equipo desde el mes de diciembre tras la destitución de Moncho Monsalve tras una mala racha de resultados. Con tan sólo 24 años, ‘Chuchi’ Carrera se convirtió en el entrenador más joven en ganar una Copa del Rey. 

Desde esta exhibición de Davis, pasando por la Copa del Rey de 2015 (una de las más emocionantes de la historia), Las Palmas vivirá su tercera edición. Una más especial, si cabe, que la primera, pues estamos ante la Copa del Rey más canaria, con Herbalife Gran Canaria e Iberostar Tenerife luchando por el título en su tierra. Una vez más, el récord de Mark Davis está en peligro.