Maravilloso espectáculo el ofrecido ayer en Badalona. Con grandes dosis de emoción y acierto por ambos conjuntos, Joventut vuelve a ofrecer su tarjeta de visita para clasificarse para la fase final de la Copa del Rey. Con el mago Laprovittola apuntando y con un magnífico Dawson disparando, consigue la 6ª victoria y doblega a un Unicaja que luchó hasta el final para conseguir el triunfo. Kyle Wiltjer y Jaime Fernández, en las filas malagueñas, estuvieron a la altura de un magnífico partido de baloncesto.

Victoria de prestigio en el Olímpic de los de Carles Durán, por 93 a 86, ante unos 4200 espectadores. Sentido minuto de silencio previo, en homenaje al ex presidente de la entidad, Genís Llamas, de 70 años, que presidió la entidad durante el trienio de 1996 a 1999. En mente el gran triunfo, bajo su mandato,  de la Copa del Rey de 1997 disputada en León.

Después de la imprevista derrota en casa contra Fuenlabrada y, sobre todo, del sonrojante varapalo en casa de Zaragoza, los de Carles Durán asoman con Laprovittola, Ventura, Dawson, Birgander y Harangody, recordando la baja en los locales del alero Dakota Mathias, (ya a las puertas de su reaparición), mientras que el de Ciudad Real, Luis Casimiro, presenta a Roberts, Lessort, Wiltjer, Waczynski y a Milosavljevic. A resaltar la baja del pívot congoleño Viny Okouo y la vuelta al ruedo del gran base, Alberto Díaz.

El inicio del encuentro, de hecho en toda la primera mitad, dominio verd i negre con relativa soltura. Distancias de hasta más de 10 puntos, que no hacían peligrar el marcador local. Pero en el Olímpic los partidos duran demasiado y no era cuestión de fiarse de un equipo, como el malagueño, que tiene demasiados francotiradores.

A destacar el gran papel de Wiltjer para los de Málaga, un total de 20 puntos en su casillero, pero hoy, Laprovittola y Dawson, tenían hambre, mucha hambre y tuvieron en Unicaja un menú exquisito. Ya en el minuto 6, el mago argentino deslumbraba con una asistencia a Harangody, de espaldas, para colocar el 20 a 14. Los malagueños con la mano rota desde el triple, daban la cara una y otra vez, pero el VERDE es posesión de los de Badalona. Con un parcial de 27 a 19 para los locales se cerraba un entretenido cuarto, con un juego vertical y sin fisuras que hacía vibrar al entregado público local.

Marcos Garcia (BasketX)

Más de lo mismo en el segundo cuarto, si cabe, vendaval ofensivo de los de Carles Durán, que barre de la pista a los de Casimiro (la defensa parecía haberla dejado en Málaga). En el minuto 12, por ejemplo, un 33 a 21 algo plácido para los verd i negres y mediado el cuarto, minuto 15, 41 a 29. Ya en ese momento, el mago Laprovittola hacía y deshacía a su antojo (minuto 17, fantástico aro pasado con rectificado para colocar el +17).

Media parte con el resultado de 55 a 40, si bien, el partido no estaba ni mucho menos cerrado. Recordemos que Unicaja venía como 4º en la Liga Endesa, empatado con el 2º a victorias y con la vitola de GRANDE, después de varias temporadas en la élite del baloncesto nacional. Pero ese primer periodo le sirvió, ésta vez sí, para poder controlar el encuentro durante la segunda mitad y no tener “demasiadas” desagradables sorpresas hasta el final del partido. Unicaja demostró en el segundo periodo el gran equipo que es, de hecho, ganó los dos parciales restantes, pero fueron insuficientes en la tarde de ayer.

De ventajas de hasta 20 puntos minutos atrás y, de la mano de Salin, se pasaba al inicio de la segunda mitad a 10 (55 a 45), incluso a menos de 10, dos minutos más tarde (min.24, 60 a 52). Pero un paso al frente de Dawson, Birgander y Todorovic, pusieron en su sitio a la escuadra local (mini parcial de 10 a 6). Evidentemente, de Laprovittola ya ni me refiero, porque fue el que empezó y acabó el recital en la tarde de ayer. Final del tercer cuarto, 70 a 58.

Pero el partido debía de continuar y el último cuarto sirvió para que Unicaja no se dejara caer y pudiera, al menos, maquillar el resultado. Mediado el cuarto, minuto 34, un plácido 79 a 63 ya deslumbraba el triunfo local, tras triple y jugada de 3 tiros libres anotados del argentino Laprovittola.

Lo dicho, Jaime Fernández y el pivot, Lessort, consiguieron no dejar la autoestima de los visitantes por los suelos. Mucha atención al minuto 37, cuando Dawson baja del techo del Olímpic, recoge un rebote a una mano y realiza un mate de concurso con la otra, tras triple fallado de López-Arostegui, colocando el 85 a 70, que prácticamente mata el partido, la jugada más espectacular de un encuentro disputadísimo. Parcial en los tres últimos minutos de 8 a 16 para los malagueños.

Final del partido, 93 a 86, y ésta vez, sí, todo el público asistente contento y feliz desfilaba hacia el exterior del pabellón. Incluso entre los aficionados, se recuperó la ola en los últimos compases del encuentro, que ya se llevaban meses y meses sin verla. Por cierto, besamanos protocolario en el último suspiro de partido, llevando al banco a Laprovittola y a Dawson para las ovaciones merecidas de los presentes.

Marcos García (BasketX)

Los árbitros, Fernando Calatrava, Francisco Javier Oyón y Alberto Sánchez Sixto, desafinaron en un concierto de pito con un final caótico. Descalificante a Todorovic (abandonó el campo en el minuto 40, estando en el banquillo por conato de trifulca), técnica a Luis Casimiro por protestas reiteradas (min.31) y un sinfín de tiros libres que descolocaron a unos y a otros. No tuvieron transcendencia en el resultado final del encuentro. Sin eliminados por faltas personales.

93 – Divina Seguros Joventut (27+28+15+23): Laprovittola (28), Ventura (5), Dawson (16), Harangody (13), Birgander (6) -equipo inicial-, Todorovic (10), López Arostegui (5), Morgan (8), Dimitrijevic (2) y Nogués (-).

86 – Unicaja (19+21+18+28):
 Roberts (2), Milosavljevic (8), Waczynski (9), Wiltjer (20), Lessort (9) -equipo inicial-, Salin (8), Díez (4), Fernández (19), Shermadini (4), Suárez (-) y Díaz (3).