Un duelo del que saltan chispas sonrió al equipo local, que continúa su racha frente a los vitorianos y le deja segundo en la clasificación antes del parón por la Copa del Rey.

Empezaba el partido con la conexión Luca VildozaVincent Poirier funcionando a la perfección. Por parte blanca, continuaba el atasco en ataque que ha evidenciado en los últimos partidos de Euroliga, y de la anotación se ocupaba casi en exclusiva un Anthony Randolph en estado de gracia. 11 de los 15 puntos del Madrid en el primer cuarto llevaban su firma. Baskonia se iba al final del primer cuarto con 15-19 a su favor.

Tomaba la alternativa azulgrana Matt Janning, mientras Facundo Campazzo sacaba de la chistera su cada vez más sorprendente repertorio de pases. Se llegaba así al ecuador del partido con 37-37 y todo por decidir.

Iba a ser la defensa la que acabara decantando el partido hacia el lado blanco. Sobre todo, el dominio bajo aros que supone Walter Tavares y Gustavo Ayón, capaz de colocar dos tapones a los pívots baskonistas. Eso, y un Jaycee Carroll tremendamente cómodo en su papel de microondas.

Daba la respuesta un valiente Johannes Voigtmann, que se echó a su equipo a la espalda y empujó hasta conseguir reducir la diferencia a 4 puntos.

Con 77-73, llegaba la jugada polémica del partido: Rudy Fernández recibía un codazo de Vincent Poirier que le enviaba directamente al hospital con una fractura orbital, pero su compañero Anthony Randolph anotaba un triple que ponía una diferencia que Baskonia ya no consiguió superar.

82 – Real Madrid (15+22+20+25): Campazzo (7), Causeur (4), Deck (-), Randolph (18) y Tavares (9) -equipo inicial-, Rudy Fernández (7), Reyes (5), Ayón (8), Carroll (10), Prepelic (7) y Taylor (7).

76 – Kirolbet Baskonia (19+18+15+24): Vildoza (11), Janning (11), Shield (11), Poirier (12) y Voigtmann (10) -quinteto titular-, Huertas (8), Diop (2), Jones (2) y Hilliard (9).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Vicente Bultó y Rafael Serrano. Eliminaron por faltas a Matt Janning (min 36).

Incidencias: Partido de la vigésima jornada de la Liga Endesa, disputado en el WiZink Center de Madrid ante 9.701 espectadores. En los prolegómenos, el Real Madrid homenajeó a su capitán, Felipe Reyes, por batir el récord de partidos disputados en la historia de la Liga -incluyendo Liga Nacional y ACB-, al superar a Joan Creus.