En la tarde de hoy, Movistar Estudiantes ha recibido la visita de Unicaja de Málaga en un encuentro repleto de errores y pérdidas por parte de los locales y  una majestuosa actuación del finlandés Salin. 

Unicaja anduvo más agresivo y acertado desde el comienzo, tanto que la primera posesión y los primeros puntos fueron para el conjunto malagueño. El equipo de Joan Plaza, llegaba al encuentro con numerosas lesiones y para más inri, en el primer minuto de juego Alberto Díaz dio el susto tras una mala caída y un considerable golpe en la espalda. El malagueño volvió a jugar en pequeños tramos de partido, pero con dudas y sin querer forzar en exceso.

El comienzo del partido fue loco por parte de los dos equipos: rápidas transiciones, contragolpes, juego de pocos pases y finalizaciones apresuradas. Unicaja empezaba a tomar el mando del encuentro con Brooks y Salin como protagonistas, mientras que Estudiantes intentaba aminorar los golpes de los visitantes. El conjunto de Joan Plaza supo leer los despistes individuales de la defensa local y se nutrió de bloqueos para encontrar cómodas situaciones de anotación. Los de la capital realizaban continuas pérdidas que llevaron a su entrenador Salva Maldonado a pedir un acertado tiempo muerto, ya que frenó el buen momento de Unicaja y mejoró la imagen de su equipo en ataque y sobre todo, en defensa. Así llegábamos al final del primer cuarto con un marcador de 13-20.

Fuente: Web oficial del Unicaja Baloncesto

No obstante, los dementes entraron al segundo cuarto aún más imprecisos que en el primero. Los locales parecían no haberse enterado de que se había retomado el juego, pero por suerte para ellos Unicaja tampoco estuvo muy acertado. Hasta que volvió a aparecer Sasu Salin para romper una vez más el partido y espabilar al conjunto malacitano. El equipo de Joan Plaza barrió en rebotes tanto ofensivos como defensivos a su rival durante prácticamente todo el partido, siendo una de las claves debido a la cantidad de puntos que obtuvieron a su costa.

Estudiantes es el equipo que menos balones pierde en la liga, promediando diez pérdidas por partido y hoy en tan solo dos cuartos ya llevaban ocho. Los estudiantiles optaban demasiado por tirar de tres, incluso con jugadores de Unicaja muy cerca, acomodando la defensa de los visitantes y permitiéndoles no tener que salir apenas. Tal fue la falta de juego de los dementes que fue en torno a mitad de cuarto cuando tuvo lugar su primera canasta creada por una transición de juego en movimiento. Mientras tanto, Unicaja continuó con la intensidad en defensa y llegábamos al final del cuarto con 28-35 en el electrónico.

Tras el descanso, los azulones volvieron más agresivos, con más ganas, con mayor intensidad en defensa y logrando maniobrar para anotar con comodidad. Fue éste sin duda el mejor cuarto de los locales en todo el partido, ya que dio esperanzas de lograr una posible remontada, acortando la distancia que reflejaba el marcador y metiéndose en el partido. Unicaja se volvió tímido ante la reacción de Estudiantes. CanerMedley tiraba del equipo a base de triples, mientras que Dani Díez tomaba protagonismo siendo muy efectivo en los rebotes. Al final de dicho cuarto, el electrónico dejaba presente que todo estaba por decidirse aún reflejando 42-47.

Fuente de imagen: Capital deporte

El último cuarto prometía por cómo llegaba Estudiantes y con la incertidumbre de la actuación del conjunto malagueño. Sin embargo, fue comenzar el cuarto decisivo y los madrileños permitieron cuatro pérdidas de balón claves que supusieron un parcial de 0-10 de salida para Unicaja, así el conjunto de Joan Plaza logró obtener de nuevo una ventaja considerable y colocarse con trece puntos de ventaja en el marcador. El estadounidense McCallum cogió galones y tiró del equipo. En torno a mitad de cuarto, el partido se volvió un poco loco con un pequeño festival de triples donde Nedovic quiso aprovechar para apuntarse a la fiesta y anotó sus primeros puntos. No obstante, el cronómetro seguía su paso y Estudiantes no era capaz de acercarse en el marcador. De hecho, acabó el partido con una gran jugada de los locales para “decorar” el resultado. Así, concluyó uno de los peores partidos de Movistar Estudiantes con un contundente 57-72.

Un partido que deja muchos errores por corregir para el equipo de Salva Maldonado y uno de los partidos más completos de Sasu Salin desde que llegó a Málaga, con 18 puntos, 5 asistencias y repartiendo el juego del conjunto malacitano como pocas veces le habíamos visto hacer.

57 – Movistar Estudiantes (13+15+14+15): Cook (9), Cvetkovic (2), Vicedo (2), Suton (11) y Brown (7) -quinteto titular-, Brizuela (3), Landesberg (10), Hakanson (-), Peña (-), Savané (2) y Caner-Medley (11).

72 – Unicaja Málaga (20+15+12+25): Díaz (-), Milosavljevic (5), Salin (18), Brooks (13) y Augustine (4) -cinco inicial-, McCallum (15), Okouo (2), Díez (4), Nedovic (5), Waczynski (-) y Suárez (6).

Árbitros: Fernando Calatrava, José Ramón García y Antonio Sacristán. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de la jornada 21 de la Liga Endesa disputado en el WiZink Center de Madrid ante 8.306 espectadores. Antes del partido se homenajeó con un minuto de aplausos al humorista gráfico recientemente fallecido Antonio Fraguas ‘Forges’, seguidor del club colegial y al utillero del Inter Movistar de fútbol sala Cecilio Rodríguez, que murió ayer en Segovia